Bloc

A molt pocs kilòmetres de Can Gat Vell podeu gaudir de tot l’encant de l’Empordà i de les millors platges de la Costa Brava.

  • 08.01.2020

    Les Orenetes de Can Gat Vell

    Com molts de vosaltres ja sabeu, la decisió de venir a viure en un ambient rural i així allunyar-nos de la ciutat va ser per un desig de gaudir de la natura, d’observar els ocells, conviure amb les formigues i tot tipus d’insectes. Cada animaló és un món i digne de ser “estudiat”.

    Doncs començarem per l’oreneta, l’ocell que més m’ha fascinat durant el 2019 i que he tingut la sort de poder observar a diari.

    Us explico una mica:

    L’oreneta comuna va arribar cap al febrer a Can Gat Vell, primer de tot volava i volava, com si estigués buscar algun lloc concret, de fet eren dues orenetes. I voltes i voltes. Quan ja no notava cap moviment, descansaven en algun lloc on poguessin tenir una vista panoràmica o més aviat una vista de control.

    Al cap d’uns dies, en un racó elevat, va sortir com una taca de color marró i poc a poc vèiem com feia un niu de fang arrodonit, situat al porxo de la Masia Gran, en un espai elevat, lluny de qualsevol perill. Cap a aquest indret portaven branquetes que recollien pel jardí. Fins que van acabar el niu amb molta i molta paciència. Ens preguntàvem com podien fer un niu d’aquest tipus, fang barrejat amb branques, perfectament simètric i que aguantès d’aquesta manera. Aquest descobriment no ens deixava de sorprendre i ens omplia d’admiració.

    L’oreneta femella es quedava al niu i el mascle, es quedava vigilant molt a prop. I se’ls veia tots dos passejant en l’aire pel jardí, era la delícia de les nostres famílies amb nens, era una bona manera de fer descobrir i d’explicar la natura i les orenetes als més petits.

    Dies després, malhauradament vam trobar un ou petitet caigut al terra … va ser l’únic. Encara sort !

    Al cap d’un temps, des d’abaix no es veia res al niu però en canvi se sentia com xiulaven els petitets, havien nascut ! el xiulec s’anava fent cada vegada més fort, fins que treien el seu cap per reclamar menjar, llavors vèiem els seus becs amb bords blancs.

    En aquest moment una emoció tant gran ens omplia que no paràvem de donar les gràcies a aquesta natura tant sàbia i bonica. Donar les gràcies per aquest regal tant tendre.

    A partir de llavors cada dia observàvem com creixien els petitets, com la mare caçava insectes al vol i alimentava les seves criatures. Vam fer vídeos, fotos … qualsevol moment era únic.

    Pena vam sentir quan un petitet va caure al terra i no va sobreviure, en quedaven llavors quatre a dins del niu. No obstant vèiem com creixien que d’aquí pocs no hi cabrien a dins de la seva “caseta”. La pregunta que ens fèiem era “hauran de volar ràpid, però ho sabran fer ?”.

    Cada dia suposàvem que alguns ja volaven perquè en lloc de 4, comptàvem 2 o 3 orenetes en el niu.

    Un matí, ja no vam veure els petits ni els “pares” … ohhhh llàstima, però on s’hauran ficat. Per què han marxat ? només som a l’agost, són petitets encara.

    Pensàvem per un moment que havien caigut o que el nostre gat els hauria pogut menjar, eren encara una presa fàcil.

    Però quina alegria més gran, quan al vespre, tornàven a veure els 4 ocellets al niu, amb els pares molt a prop, juntets, vigilant que tot anés bé. I això durant molts dies fins que finalment van desaparéixer del tot al setembre.

    Possiblement ja se’n van anar tots cap a Àfrica.

    Estem molt contents perquè segons ens han dit, les orenetes tornaran a la propera primavera i llavors podrem gaudir una vegada més d’aquest regal tant fantàstic de la natura.

    VEURE MÉS
  • 28.05.2018

    Las actividades que os recomendamos por aquí …

    Por propia experiencia nos gusta conocer las actividades que podemos realizar cuando estamos de vacaciones o de escapada de fin de semana. Es también verdad que a veces no nos da tiempo hacer ninguna pero el saber que podemos ocupar algunos momentos nos da cierta seguridad ! pensamos … seguro que no nos vamos a aburrir ! Pues por aquí seguro que no os vais a aburrir, hay tantísimas cosas para hacer y de hecho las hemos probado todas o casi todas, por lo que os recomendamos las siguientes. Por eso las hemos clasificado por “sector” para así contentar y dar respuestas a todos los gustos … desde la acuática al aire, desde la tranquila a la aventurera, estamos convencidísimos que alguna o algunas os gustarán ! Además como hemos creado una red bueno más bien una telaraña de colaboradores, estamos muy contentos de poder recomendarlos también. Que disfrutéis mucho no … muchísimo !

    VEURE MÉS
  • 24.04.2018

    La Historia de Can Geli, ahora Can Gat Vell

    La vida de Can Gat Vell, su historia … nuestro pasado

    Los primeros documentos del actual Can Gat Vell (bajo el nombre de Can Geli hasta los años 1985), nos comentan, datan del siglo XI, al igual que la gran mayoría de las casas de Llampaies, al entorno de la Iglesia Sant Martí de estilo románico del siglo XII. Sin embargo las primeras piedras que se han encontrado tenían la grabación de 1760 y 1781. Recuerde que Llampaies está mencionado en una bula de Benet VIII que confirma los bienes de Sant Esteve de Banyoles.

     

    Aquí vivía la família Geli, una familia muy conocida en la zona de l’Alt Empordà. Los primeros datos que nos constan son del Sr. Llorenç Geli Fané, el abuelo, nacido en los años 1890. Su mujer, Sra Cavallé, murió bastante joven.

    Tuvieron 4 hijos: el mayor, Josep (conocido con el nombre de Pepito) que murió posiblemente de un cáncer, Fernando, Maria y Loreto que era la más pequeña. Loreto era la madre de Martí (la persona que nos da toda la información de la familia Geli).

    En la foto, el abuelo Llorenç Geli, Loreto y María

    La familia vivía de las tierras, con sus cultivos y bosques. Se vendían los pinos, también se cultivaban oliveras, trigo, avena etc.

     

     

    Retrato de Fernando

    Cuando el abuelo murió, Fernando se quedó en la casa, ya que las dos hermanas se habían independizado y el hermano mayor ya no vivía. Él se casó con Carmen, una Sra. De Garrigàs y ahí establecieron su residencia principal, en Can Coll, una propiedad de algunas 5 hectáreas.

    No tuvieron hijos y después de algunos años Carmen murió. Fue cuando Fernando decidió rehacer su vida con Pilar.

    Boda de Fernando y Carmen (1er matrimonio). 

    Fernando (o Ferran) fue alcade de Garrigàs del 1958 al 1974, durante 16 años.

     

     

    Todo el tiempo que Fernando y Carmen venían a Can Geli de Llampaies, algunos fines de semana, una vez al mes compartían la casa con los “masovers” Montserrat Masó y Samuel. Este matrimonio vino a vivir aquí cuando se casaron (1956).

    En la casa nacieron las 2 hijas, Pilar e Isabel.

    Martí, hijo de Loreto, y nieto del abuelo Llorenç, nació en el 1949. Al casarse se fue a vivir en una casa de la família, en Llampaies y de vez en cuando visitaba als masovers. Es él quien ahora nos da algunos detalles de esta época.

    Boda de Loreto

    En enero del 2015 nos visitó Montserrat, hacía 30 años que se había ido de Can Geli. Nos explicó muchísimas cosas del entonces … un gusto escucharla así como a sus hijas.

    Vacas y otros animales de granja convivían y con ellos se subsistía. Un huerto etc. Como en todas las masías de Catalunya.

    En la Masía principal, en la planta baja, estaban los animales, en la sala de juegos actual había los terneros, el granero, el pajar, el garaje para el coche y el carruaje etc. En la terraza de Cal Secretari, había el huerto y las plantas que tanto cuidaban Pilar e Isabel. En la primera planta, en la parte de la izquierda, el actual Rebost y l’Eixida eran la vivienda de los dueños. El baño del Rebost era la terraza que daba la vuelta a toda la primera planta y se unía a la cocina actual de El Mirador.. Las dos habitaciones (las actuales Porticó y Finestreta) dormían las chicas de Montserrat y Samuel. Y la vivienda El Mirador era la casa dels masovers. La cocina era donde está el dormitorio actual y todo lo demás era terraza, con la comuna al fondo. Había que salir para ir al lavabo. El lavabo actual de El Mirador se utilizaba como cuarto de coser. Cuántos cambios ! es difícil imaginarse cómo era entonces

    Joan, un Sr. De Camallera alquiló la casa en el 1984 a Fernando y cuando murió Fernando, en el año 1986, Joan decidió comprar la casa. Fue en el año 1986 cuando los “masovers” se jubilaban y se fueron a vivir a Vilafant, después de vivir 30 años con los Geli.

    Nos explicava Martí Geli que el terreno de abajo de la finca, de aprox. 2400m2, no se incluía en la venta porque Francisco (el nieto del abuelo e hijo de Maria) había decidido separar estos dos terrenos. La parte de abajo ya la recuperaría la família Poch. Con esta segregación, ya no se podia acceder andando a la riera de Llampaies o al “safareig” … camino tan utilizado por los “masovers” para ir al lavadero privado o público.

    Según nos comentó Joan, la casa no estaba en muy buen estado de conservación y decidió empezar su apasionante proyecto: restaurar Can Geli. Mientras él seguía trabajando en el banco de Camallera, empezaban las obras. Sin embargo compaginar ambas actividades no era nada fácil.

    Primero de todo su idea era que Can Gat Vell fuera un restaurante reconocido en la comarca. Muchos siguen acordándose del restaurante Can Gat Vell y hace muy poco nos llamó un Sr. Por teléfono porque quería reservar una mesa, se acordaba del restaurante porque había venido algunos años antes. De hecho el restaurante estuvo abierto durante un total de 10 años, desde 1987 hasta 1997.  El Sr. Ventura se encargaba de la cocina y atención a los clientes. Después de pocos años, en los años 90, hizo del Paller un bar musical, un pub como decía él … muchos jóvenes de las poblaciones vecinas venían aquí a tomar algo. Muchos jóvenes de la época siguen recordando el bar y su billar. Esta época también reunía aquí a intelectuales, escritores y artistas … para tomar algo y hablar entre amigos. Según nos dicen, venía Terenci Moix …

    En los años 90, el Sr. Ventura decidió hacer alojamientos independientes con derecho a cocina y acondicionó 4 habitaciones en la primera planta de la Masía Grande. Vio que este negocio diferente de lo que tenía previsto al principio estaba funcionando bastante bien, solía alquilar las habitaciones a parejas y ofrecía desayuno en el restaurante.

    En los años 2000 quiso dar un giro al 100% a Can Gat Vell y él mismo diseñó la estructura, distribución y separación de cada vivienda. En la Masía Grande, habría 3 apartamentos y 2 habitaciones y en la Masía Pequeña (lo que antiguamente eran el granero, el pajar-Pub y el aparcamiento cubierto) hizo también 3 casas adosadas cada una con su entrada independiente.

    Este Sr. con una visión increïble de las futuras necesidades de los huéspedes, pensó que cada dormitorio debía tener su baño … por ese motivo en Can Gat Vell tenemos 14 habitaciones y 12 baños, muy poco corriente en las casas rurales y masías. Además todos los baños con bañera.

    Todo está pensado con el mínimo detalle, los baños con los puntos de luces, las bigas de madera conviviendo con las paredes de piedra, sus baldosas muy bien escogidos y con un estilo antiguo, toda la grifería rústica escogida con mucho gusto. Sus visitas regulares a anticuarios, mercados, mercadillos etc. hacían de la restauración de Can Gat Vell una auténtica aventura y una gran obra de arte.

    En el año 2004 Joan consideraba que todo lo que podía hacer y restaurar estaba llegando a su fin. El proyecto, su gran pasión, se acababa y era hora de buscar otras fuentes de ideas.

    Joan Ventura Serrats decidió vender las propiedades en el 2005, exactamente el 31/3 se firmó la escritura de compra-venta con EV y su hija ET. Hasta que en abril del 2013, Eduard, Isabelle y sus dos hijos Roger y Oriol decidieron empezar una nueva vida, huir de la ciudad de Barcelona e instalarse en Can Gat Vell.

    VEURE MÉS
  • 13.02.2018

    ¿ Por qué una casa rural ?

    ¿ Por qué una casa rural ?

    Muchas veces me he preguntado y pregunto a las persones que nos visitan el motivo de su visita. Todos coinciden en que buscan un sitio tranquilo, lejos de la ciudad … y que necesitan desconectar aunque sea un fin de semana.

    VEURE MÉS
  • 21.04.2017

    Rutas en coche por la provincia de Girona

    Éstas son las rutas que os recomendamos a realizar en coche y sin prisa, disfrutando del paisaje y parando en cada rincón.

    – St Mori-Vilaür-Arenys d’Empordà-Sta Eulàlia de Palou-Garrigàs-Pontòs-Creixell-Borrassà

    – Llampaies hacia Banyoles por la GI-513, pasando por St Esteve de Guialbes y St Marçal de Quarantelles

    – Llampaies-Camallera-Gäuses-Pins

    VEURE MÉS

Can Gat Vell Turisme Rural  |  Carrer del Puig 3, 17465 Llampaies Saus Camallera – Alt Empordà   ·    info@ruralgatvell.cat   ·    M. (+34) 639 99 47 37    ·    T. (+34) 972 79 42 85